domingo, 10 de octubre de 2021

LOS BUENOS DEL REINO

 



 

 

Algunas veces me cuesta comprender por qué nos resulta tan difícil de entender, sobre todo en los evangelios, cuando están claritos y con una claridad apabullante. Por ejemplo el de hoy.

Primera cosa donde quiero proponer pongáis vuestra atención: En el comienzo del diálogo de Jesús con el joven rico se plantea el problema de lo bueno y lo malo y Jesús se define en e tema con claridad.

Por un lado, el joven rico está convencido de que en su vida existe el bien. Hace lo que socialmente está considerado bueno por las leyes religiosas y sociales. Pero apunta por otra cosa. Por eso pregunta: Para formar parte de la vida eterna del Reino de Dios, hago el bien. ¿Era suficiente?

Entonces Jesús  le hace otra propuesta que lo descoloca hasta el punto que decide marcharse. Y no es que decidera dedicarse a hacer el mal. La historia, coherentemente habría que continuarla diciendo que siguió cumpliendo lo de no matar, no cometer adulterio, no robar, no dar falso testimonio,… Y seguiría siendo “un buen joven rico”, pero no servía para el Reino de Dios.

Recuerdo que nosotros, también, con frecuencia, recurrimos a síntesis parecidas: Yo ni robo, ni mato, ni me meto con nadie,… cuando queremos presentar nuestro currículum justificado o cuando queremos dilucidar de alguien si es cristiano o no. Y, según el evangelio, con eso solo se llega hasta poder afirmar que es una buena persona, que ya es mucho.

Aunque también hay que hilar fino ya que muchas veces el no meterme con nadie, significa que a todos doy la razón, que sigo la corriente de quienes son más importantes y poderosos para no tener problemas. Y cuando es así,  ese no meterme con nadie  es lo contrario de bueno pues lo que tendría que hacer es oponerme a corrientes que benefician a los poderosos y perjudican a los débiles. Y si lo hago, ya no dirán de mi que no me meto en jaleos.

Pero, volvamos al Evangelio. Entonces, ¿qué?. ¿De qué va el asunto?

El asunto es que Jesús dice: Todo lo que haces de bueno, está bien. Pero para seguirme, para venirte conmigo, te falta una cosa: “OPTA POR LOS DEMÁS”: Vende lo que tienes, repártelo, sígueme.

Solo cuando el perfil de nuestra vida es optar por los demás, superando los lineamientos que prolongan y guardan en seguro nuestro ego, nuestro vivir, nuestro construir con nuestra vida,  será hacer Reino y por ello seguir a Jesús, participar de él, comulgar con él.

Hasta ahí no estaba dispuesto el joven. Dice el evangelio: “Es que era  muy rico”, “Es que tenía mucho que perder”. Y se quedó fuera, seguiría haciendo “buenamente” cosas buenas pero no participando con Jesús de la construcción del Plan de Dios.

Por eso,lo cristiano, no es “dar una limosna para los pobres” y buscarte, si puedes, “una pandora” para “tus papeles”.

Para ir terminando quiero remarcar algo que me parece importante. En este evangelio se dice que quien haga opción por tener, poseer, acumular, no se va a dedicar a trabajar por el Reino. Se queda fuera.

Al principio comenzaba diciendo que me costaba comprender nuestra dificultad para entender la Palabra.

Ahora creo que la entendemos. Pero volviendo al personaje del joven rico, cuando se encontrara con sus amigos y éstos le preguntaran que qué le había dicho el Maestro, si lo había aceptado, diría seguramente:  Me ha dicho que muy bien,que siga a sí y, que de vez en cuando, en lo que buenamente pueda, y siguiendo mi buen corazón, me acuerde de que hay otros con mala suerte. (Por supuesto no calificará a la situación de injusta).

De todas maneras no sé si el joven rico diría eso. Pero si sé que la “cristiandad” si lo hace. Así es posible leer ese texto sin sonrojarnos y hacer “aparentemente compatible” el esplendor con el Reino.

Recordemos. Somos llamados al Reino

Un abrazo

José Luis Molina

10 de octubre del 2021

martes, 5 de octubre de 2021

PEDIR PERDÓN, VIRTUD DE INTELIGENTES Y DE CRISTIANOS

 !QUÉ LÁSTIMA QUE TODOS LOS AÑOS DE ADOCTRINAMIENTO RELIGIOSO SEUDOCRISTIANO DEL FRANQUISMO  SE RESUMA EN QUE ESPAÑA ES  EL PARAISO Y CONFUNDAN EL REINO DE DIOS CON LA HISPANOLATRIA.

Para mi un error garrafal que no se les puede dispensar a señores de tribuna y micros es que no sepan distinguir "la Iglesia debe pedir perdón" y lo confundan con España. Lamentable. No hay que ser eruditos pero hay errores que, con asesores, que si deben ser entendidos, no se deben comenter señores Ayuso, Casado, Aznar, Almeida,...

Josñe Luis Molina


Miradas cristianas: José I. González Faus

"Mi querida señora Isabel, hay motivos suficientes para que el papa pida perdón"Carta de Faus a Ayuso: "Pedir perdón bien es como zurcirse bien un roto"

Isabel Ayuso
Isabel Ayuso

¿Leyenda negra? Lo de leyenda no es cierto. Lo de negra resulta explicable porque es como si pretendiera “blanquear” la conquista de América del Norte por los pueblos sajones, donde también hay mucho por lo que pedir perdón.

Carlos I, acosado por escrúpulos morales, prohibió la institución llamada “encomienda”; pero esa prohibición no se cumplió en absoluto.

Los encomenderos “han tenido mucho cuidado y diligencia de hacerles (a los indios) sacar oro y labrar otras haciendas trabajando todo el día…, teniéndolos en mucho menos que bestias suelen ser tenidas: porque aquellas suelen ser curadas, mas ellos no”.

"Más que de una leyenda negra, quizá tendríamos que hablar de una “leyenda blanca” que tejió el franquismo para que nos la explicaran en los colegios"

Es curioso: cuando leí sus críticas a Francisco por el perdón pedido a los indios latinoamericanos, me quedé yo tan sorprendido como dice haberse quedado usted al oír las palabras del obispo de Roma. Prescindamos ahora de que Francisco solo pidió perdón por los pecados de la Iglesia. Pero déjeme sorprenderme por su afirmación de que los españoles llevaron a América la civilización y la libertad...

Primero pensé que no es bueno para un personaje político como usted, aparecer como ignorante; pero enseguida comprendí que a usted le habrían enseñado en el colegio lo mismo que a mí: la conquista de América fue ¡una maravilla calumniada por la leyenda negra! Vamos a ver pues.

Conquista

Lo de leyenda no es cierto; es simplemente historia. Lo de negra resulta explicable porque es como si pretendiera “blanquear” la conquista de América del Norte por los pueblos sajones, donde también hay mucho por lo que pedir perdón. De hecho, hubo bastante mestizaje en el sur y nada en el norte. Y en el sur se han conservado muchas lenguas indígenas, casi desaparecidas en el norte: hace pocos años un compañero mexicano aún me enseñaba, entre orgulloso y contento, una traducción de la Biblia al náhuatl.

También parece cierto que el emperador Carlos I, acosado por escrúpulos morales, prohibió la institución llamada “encomienda”; pero esa prohibición no se cumplió en absoluto: ¡demasiado lejos estaba la autoridad para que pudiera controlar esas cosas!

Pero reconocer lo positivo no implica desconocer todo lo negativo, que fue mucho. Podrá usted comprender fácilmente que la gente que se embarcaba a la América recién descubierta no iba para “civilizar y evangelizar”, sino para hacer fortuna. Varios hermanos de Teresa de Ávila fueron a América y alguno debió hacer bastante dinero pues la ayudó mucho en la construcción de un carmelo. Es también probable que algún famoso como Hernán Cortés fuera más noble y respetable que otros conquistadores y sus subordinados. Pero ya sabemos que una golondrina no hace verano.

Libro de Gutiérrez

Y tenemos además multitud de testimonios estremecedores. Yo le recomendaría el libro de Gustavo GutiérrezEn busca de los pobres de Jesucristo. Pero como no creo que tenga tiempo para leerlo (es larguito), le puedo poner algunos ejemplos rápidos para concluir.

Si va usted a República Dominicana podrá ver casi nada más aterrizar, un mural con el famoso sermón del dominico Montesinos (un domingo de diciembre del 1511) dirigido a la población española de la isla: “Todos estáis en pecado mortal por la crueldad con que tratáis a estas gentes. ¿Es que no son hombres? ¿Es que no lo veis? ¿Cómo podéis estar en la profundidad de sueño tan letárgico dormidos?”... Y lo peor no fue el sermón, sino el resultado que tuvo: aquella comunidad de dominicos acabó disuelta y regresando a España.

Del indio peruano Guamán Poma, ferviente cristiano, se conserva una carta a Felipe III denunciando la situación de despojo y violencia en que vivían sus hermanos. Allí explica que los encomenderos “han tenido mucho cuidado y diligencia de hacerles (a los indios) sacar oro y labrar otras haciendas trabajando todo el día…, teniéndolos en mucho menos que bestias suelen ser tenidas: porque aquellas suelen ser curadas, mas ellos no”.

Sermón de Montesinos

Hacia 1550, Domingo de santo Tomás, obispo de La Plata, escribe: “Hará cuatro años que, para acabarse de perder esta tierra, se descubrió una boca del infierno por la cual entra cada año gran cantidad de gente, que la codicia de los españoles sacrifica asu dios: y es una mina de plata que se llama Potosí”.

Se conservan cartas al rey de España de otros obispos, con explicaciones como éstas de Tomás de Toro obispo de Cartagena de indias: “Por donde quiera que van [los españoles] ensangrientan sus manos matando indios, porque no les dicen dónde hallarán oro: que éste es su apellido y no el de Dios”. O como esta otra del obispo de Popayán en 1567: “Es tanta la miseria de estos naturales que… no tienen posibilidad para dar una tortilla de maíz… La doctrina que les enseñan es con la boca el Padrenuestro y, con sus obras, fornicar y adulterar y tomarles sus hijas y aun mujeres”.

Pero al rey le llegaban también otras cartas, como una de 1541, contra un colegio abierto en Tlatelolco por Juan de Zumárraga, donde se decía textualmente de los indios: “la doctrina es bueno que la sepan; pero el leer y escribir es muy dañoso como el diablo”. No extrañara pues que alguno de estos denunciadores acabara mártir como Antonio de Valdivieso en Nicaragua (donde por lo visto, los somozas y los ortegas no son cosa solo de hoy).

Bartolomé de las Casas

Como podrá usted ver, todas esas denuncias son significativas y serias: y más que de una leyenda negra, quizá tendríamos que hablar de una “leyenda blanca” que tejió el franquismo para que nos la explicaran en los colegios. De niño también me enseñaron a cantar: “voy por rutas imperiales caminando hacia Dios”. Luego aprendí que por rutas imperiales solo se camina hacia Moloch y que a Dios solo se va por rutas de sobriedad y solidaridad.

Mire cómo debían estar de mal las cosas que el gran Bartolomé de Las Casas cometió el inmenso error de decir que trajeran negros de África como única forma de aliviar la esclavitud de los indígenas. Un disparate tan increíble solo puede decirse desde la desesperación.

Así que, mi querida señora Isabel, hay motivos suficientes para que el papa pida perdón. Otra cosa es si es el único que debe pedirlo. Y dejando ahora a las iglesias de origen sajón, le explico que hace poco escribí una de estas “cartas” mías al presidente de México explicándole que, luego de la independencia, los responsables de la opresión de los indios ya no fueron los españoles sino los criollos (descendientes de hispanos pero nativos latinoamericanos).

Ayuso y Aznar

Y que así como la revolución francesa, con sus bellas palabras, fue solo una revolución de la burguesía para librarse del rey, pero seguir oprimiendo a la naciente clase obrera, la independencia de los países latinoamericanos fue solo para liberarse del rey de España, pero seguir oprimiendo a los indios. Por eso no estaría nada mal, si el señor López Obrador y algún otro presidente hicieran otra petición de perdón por cómo trataron a los indígenas su tatarabuelos criollos (quizá también con excepciones admirables e impotentes como la de Simón Bolívar).

Pero temo que esto no se hará. Lástima: porque pedir perdón bien es como zurcirse bien un roto. 

lunes, 4 de octubre de 2021

SEMEJANTES, COMPLEMENTARIOS Y, DESDE AHÑI, UNIDOS.

 



 

Lamentablemente, con más frecuencia de la que sería de desear, en la Iglesia, y por los responsables religiosos , se han hecho lecturas sesgadas de las Escrituras, lo que ha viciado, y otras veces opacado, pilares fundamentales para construir el Reino de Dios.

 

Tal ocurre con la lectura del Evangelio de hoy en el que normalmente han puesto el acento en el tema de si divorcio sí o divorcio no, en que lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre, etc,  y se han obviado un montón de cosas. Por ejemplo:

·       ¿Cómo se garantiza que un matrimonio, aunque se haya establecido por la Iglesia lo ha unido Dios cuando todos sabemos del mundo oculto que tantas veces se soslaya detrás de esas bendiciones?

·       O, ¿quién se atreve a asegurar que una pareja que se une en la simple y sencilla aceptación y compromiso de un proyecto de vida en común y lo hace desde asumir el proyecto de Dios en sus vidas, no los está uniendo Dios?

Si ha habido ceremonia religiosa, no debe haber divorcio, no se acepta, (cosa que también sabemos no es así), pero si hubo unión civil, desde la fe el divorcio no es problema (caso de la reina Leticia) porque es como si no hubiera existido matrimonio.

Aquí habría que escribir las frases del evangelio: Testarudos, tercos, retorcidos, deshonestos. Pero, evidentemente, referido a todos los que fundamentan sus posturas puritanas en una motivación interesada. Porque, ¿no se han dado cuenta que cuándo le preguntan a Jesús, aparte de ponerle una trampa, el posicionamiento de los que preguntan es de condena y esclavitud para la mujer  y de dispensa y justificación permisiva para el varón? Y sin embargo la postura y respuesta de Jesús es otra. Y aunque está clarita y muy evidenciada, normalmente se pasa de largo. La postura de Jesús es la de la misma ética, , la misma moral, la misma dignidad para la mujer y el hombre.

Y se fundamenta en el Génesis 2, 18-24 (1ª lectura de hoy):

·       No es bueno que el hombre esté solo.

·       Le daré un ser como él, semejante a él

·       No sirve el mito de la creación y la dependencia de la costilla: Ojito al parche en este tiempo de perritos , gatitos y demás mascotas, besadas y tratadas mejor que los iguales, que los semejantes.

·       El ser humano :  su plenitud en el encuentro complementario : “y se hacen una sola carne”.

·       No es lo primero la procreación. Lo primero y esencial es la comunión  que, desde el amor, los funde en un proyecto común.

 

Este es el misterio cristiano del amor y del matrimonio. Y esto es lo que une Dios y se une en Dios. Seamos claros.

 

Y esto solo es posible desde la igualdad en la dignidad, no en el sometimiento y la subordinación. Cosa que la Iglesia , con motivo de estos textos, tendría que plantearse y poner en valor hacia dentro de ella misma.

Pueblo de sacerdotes: el genérico universal que acoge a mujeres y a hombres porque se refiere a una tarea, una misión y eso es una tarea de todos y para todos.

Un abrazo

José Lis Molina

3 de octubre 2021

SE NECESITAN PROFETAS

 



 

La semana pasada reflexionábamos sobre la envidia como actitud que genera diversos aspectos o pecados que nos ponen en contra “del otro” (Todos los pecados, si lo son, nos oponen al otro).

Hoy, si os parce, nos vamos a centrar en torno a otros verbos que tienen algo que ver con la envidia, aunque es lo veremos al final.

Estos verbos son: ACAPARAR,  SER PROTAGONISTAS, POSEEDORES DE LA VERDAD, MONOPOLIO DE DIOS, EGÓLATRAS. Generan, para el contrario, la exclusión, la condena, el ostracismo.

Contra ellos los textos de hoy son muy claros: Nadie que haga el bien, nadie que revierta sobre el mundo el proyecto de Dios y sobre él proponga (profecía), puede ir en contra de Dios. Sí, por el contrario, se  le notará que va en contra del proyecto de Dios quien no admite competencias,  que le hagan sombra porque opacarán su imagen y por eso pretenderán que, a los otros, se les excluya de los ciento cuarenta y cuatro mil.

Esto nos lleva a la segunda lectura. Cuando la leo  me imagino a los ricos repitiendo el estribillo de Góngora  “ande yo caliente y ríase la gente” o la apostilla de Don Juan Tenorio “!Qué largo me lo fiais!”

Ante esta palabra de Santiago los ricos la oirán y se reirán con razón  porque saben que su dinero comprará bendiciones, indulgencias, dignidades y honores. Sin embargo la malaventuranza profética está lanzada: ¡Ay de ellos!. No podrán tener a Dios en sus vidas. Hace opción por la opulencia , la exquisitez y lo que nos significa “por encima de”, pero la vida plena de Dios se les queda al margen .

Pero termino: No solo va contra los ricos. Hay un enjuiciamiento específico contra los que se aprovechan de los otros, negocian y se enriquecen a sus costas. Etc. Los bienes se oxidarán, se quedarán aquí, posiblemente sean fuente de división  y escándalo, pero también se quedarán sin los otros” a los que postergaron por su ambición  .

 

Un abrazo

 

José Luis Molina

26 de septiembre del 2021

YO, MI, ME, CONMIGO

 YO, MI, ME, CONMIGO



Después de entender que el pecado original es otra cosa y que, desde luego, no es algo que nos hace llegar torcidos, pienso en nosotros, los seres humanos,  y lo hago también de otra manera, sobre todo en ciertos aspectos.

Me gusta, y con frecuencia recurro a ella cuando me autoanalizo o  tengo que enfrentarme con realidades desbocadas externas a mí,  con una afirmación de Ortega y Gasset. Decía: “Yo soy yo y mis circunstancias”.

Efectivamente en ese soy yo aparecen nuestras potencias y virtualidades, pero de ninguna manera podemos ignorar nuestro componentes biológicos, químico, histórico y  hasta geográfico-espacial que nos perfilará de una manera o de otra.

Lo mismo te extrañas con esta retahíla con la que he empezado, pero, es que en las lecturas de hoy aparece con una exuberancia que llena el escenario, el tema de la envidia.

¡La envidia!

¿Por qué la envidia?

¿Consecuencia del pecado original?

Caín y Abel: La envidia. ¿Solo hay el bueno y el malo?

¿Somos culpables de todo comportamiento envidioso o hay que tener en cuenta otros factores?

…   …    …

Por ahí pretendo circular hoy y soy consciente de que lo hago con un cierto desorden y probablemente no con suficiente rigor científico pues no soy especialista. Solo tengo el vicio de pensar.

Lo que si opino es que creo que a todos, alguna vez al menos, nos ha mordido la envidia. Y si es algo tan generalizado, y a veces difícil de controlar, erradicar, etc,  no debemos infravalorarlo. Si, además, todos sabemos que, a veces, eso     que llamamos envidia provoca crisis y cataclismos vitales terribles y deleznables, no podemos o no debemos ignorarlo.

Bueno, pues, entonces me meto directamente en mi reflexión sobre la envidia buscando esclarecimiento responsable y comprometido.

Cada uno de nosotros, cuando nacemos, no somos envidiosos en esencia. Al contrario física, biológica, y antropológicamente hablando, nos sentimos con necesidad del otro, lo buscamos y nuestro mundo, pequeño e infinito, se rebosa de felicidad con la voz que nos acaricia, el seno donde nos alimentamos y refugiamos, los ojos donde nos vemos y los latidos de corazón que nos hacen cantar.

Esto, en principio tendría que ser motor que nos impulsara a ser universales, de acogida abierta y de entrega libre y gratuita.

Pero…   pronto aparece los peros. Por lo pronto si habría que tener en cuenta las circunstancias del mundo exterior que rodeaba al útero donde nos encontrábamos pues allí ya , según y cómo, pudiéramos recibir marcas, improntas, que nos acompañarán.

Pero una vez nacidos, a pesar de que he dicho que no nacemos egoístas, sin embargo las primeras palabras que aprendemos (dejemos a mamá y papá los primeros puestos) son posesivas: MIO lo mismo que a cerrar los brazos y las manos aferrando la realidad para nosotros sin dejar espacios para los demás.

Pero eso son una solas observaciones del principio.

Mirando el mapa humano, creo que la pandemia del egoísmo es muy contagiosa. Empezamos porque nosotros queremos a nuestros hijos para nosotros. Decimos, sin pudor, que es bueno tener hijos “para la vejez”  y, para ello, “con las hijas hay más seguridad” por eso, al menos una mujercita. Nos cuesta la misma vida vayan teniendo criterios propios y, en vez de ayudarlos a que sean coherentes con los mismos, intentamos se acoplen con los nuestros. Algunos no son capaces de asumir que sus hijos emprendan su propio vuelo.

Y lo que aún es peor: Intentamos manipularlos a nuestro favor comprándolos. No nos escandalicemos. Esto desde chiquito: “Si me das un beso te doy chuches”, “te concedo un capricho para que te calles y te portes bien”, “mereces un premio(y lo tendrás) por haber aprobado. Resultaría absurdo pensar que sería respuesta  y motivación suficiente la alegría de aprobar, de haber hecho lo que debía y compartir con él nuestra alegría por sus resultados. Qué cosa más normal decir al hijo que abrazamos que lo queremos más que a nadie, … y esto  en presencia de otros hijos, … ¿Sería muy difícil el  “más que”  por “mucho”?.

En fin, sería interminable todo lo que se podría enumerar.

Pero, para ir concretando, diré que entiendo que la envidia es una consecuencia de muchos de los elementos con los que construimos lo que llamamos “educar” o el proceso histórico de cada persona.

Mientras eduquemos en la competencia, en la competitividad, tendremos envidia cuando no ganemos.

Mientras lo importante no sea la persona que hace y se compromete toda ella en su hacer (aunque los logos  sean demasiado exitosos por razones ajenas) sino que lo que importe sean los resultados “brillantes” , aunque , incluso, hayan sido conseguidos con trampas o favores, humillarán y aplastarán a otros y estaremos abonando el terreno para la  envidia y e rencor.

Mientras el vestido con el que nos cubramos sea la comparación, estaremos llamando a gritos al enfrentamiento y, si somos de los “exitosos” correremos fuertemente el riesgo de ser unos peleles de los resultados, del que dirán, etc  y poniéndonos en peligro de perder lo esencial: “ser nosotros mismos para los demás”.

Esto último es la Buena Noticia, la clave del Evangelio, lo que nos convierte en hijos de Dios.

Pedir perdón por la envidia y no modificar este chip competitivo y comparativo, no sirve para nada.

Y educar por esos carriles de la competencia es cierto que colaboraremos en producir  mucho desgraciado y muchas amarguras.

No es posible pasar por la vida sin producir sombra. Inevitablemente será trascendente nuestra posición respecto del sol.

Un abrazo

José Luis Molina

19 de septiembre del 2021

jueves, 30 de septiembre de 2021

ESTO ES LA RESERVA CATÓLICA DE ESPAÑA

 

"Tenemos un Papa tonto": la ultraderecha 'católica' ya no esconde su odio a Francisco

"Tenemos un Papa tonto": la ultraderecha 'católica' ya no esconde su odio a Francisco
"Tenemos un Papa tonto": la ultraderecha 'católica' ya no esconde su odio a Francisco

En 1992, el Papa polaco se preguntaba "¿cómo podría olvidar en este V Centenario los enormes sufrimientos infligidos a los pobladores de este Continente durante la época de la conquista y la colonización?”

Ratzinger, 2007: "No es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias que infligieron los colonizadores a las poblaciones indígenas, a menudo pisoteadas en sus derechos humanos fundamentales"

¿Y si el verdadero problema reside en que Bergoglio no es 'su' Papa, sino un 'indigenista comunista' (siguiendo el razonamiento de Ayuso) al que negar el pan y la sal?

"Tenemos un Papa tonto". Así se despachaba ayer tarde un comentarista de una de esas tertulias de radios y televisiones que han surgido al albur del ascensor de la ultraderecha en nuestro país, financiadas por empresarios y políticos que se dicen 'católicos' pero que atacan a los Menas, confunden inmigración con terrorismo islámico y creen que sólo debemos acoger a refugiados cristianos. Como si Cristo no hubiera muerto siendo judío.

Los adalides de la pureza, que son los mismos que el propio Papa denunció durante su encuentro con los jesuitas eslovacos ("Algunos me querrían muerto"), los que emiten a diario 'carnés' de católico (también lo denunció Francisco el pasado domingo en el Angelus) han visto la puerta abierta para atacar al Pontífice, esta vez, a cuenta de la petición de perdón formulada por los excesos de la Iglesia durante la conquista. Ojo, no por la conquista, ni en nombre de los españoles, sino sobre los "pecados de la Iglesia". Que los hubo.  Y no pasa nada por reconocerlos, 500 años después. 

Díaz Ayuso se une a VOX y critica al Papa por reconocer los errores de la Iglesia en la conquista de América
Díaz Ayuso se une a VOX y critica al Papa por reconocer los errores de la Iglesia en la conquista de América

"Me sorprende que un católico que habla español hable así a su vez de un legado como el nuestro, que fue llevar precisamente el español y, a través de las misiones, el catolicismo y por tanto la civilización y la libertad al continente americano. Poco más puedo decir", sostuvo la presidenta de Madrid, y adalid de la "libertad", Isabel Díaz Ayuso, durante su exitosa gira americana (que solo cubren medios españoles, por cierto). La misma Ayuso que ha organizado las fiestas de la Hispanidad para defender la españolidad frente al "indigenismo", que es "el nuevo comunismo". Arriba, parias del Amazonas...

Ayuso se suma, ya sin complejos, a las tesis de la ultraderecha más reaccionaria (aunque Herman Tertsch, Girauta et allii se enfaden en las redes y se caguen en nuestra P... Madre), capitaneada por Iván Espinosa de los Monteros, quien recalcó que "no entiendo muy bien qué hace un Papa de nacionalidad argentina disculpándose en nombre de los demás". Le faltó decir llamar a Francisco 'pobre indio sin alma', como algunos defendían, en los primeros tiempos de la conquista. Por cierto, frente a la postura de otros que, como Bartolomé de las Casas, trabajaron con denuedo por llevar la fe, y la cultura a un continente que, por supuesto, tenía y tiene alma.

Ariza, con Salvini y Abascal
Ariza, con Salvini y Abascal

Con todo, no debería extrañarnos. El líder de VOX ya se refirió al Papa Francisco como "ciudadano Bergoglio", y prefiere acudir a fotografiarse con el cardenal Sarah y su modelo de Iglesia fortaleza. Lo que sí resulta cuando menos incoherente es criticar a Francisco por haber dicho... exactamente lo mismo que Juan Pablo II y Benedicto XVI.

"En diversas ocasiones, tanto mis antecesores como yo mismo, hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización" fue lo que dijo Francisco, algo muy similar a lo que él mismo manifestara en Bolivia, en 2015: "Se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios”.

No se escuchó a ningún adalid de la libertad meterse entonces con el Papa. Tampoco, con palabras similares que pronunciaron tanto Wojtyla como Ratzinger. Así, en el mítico 1992, durante un viaje a República Dominicana, el Papa polaco se preguntaba "¿cómo podría olvidar en este V Centenario los enormes sufrimientos infligidos a los pobladores de este Continente durante la época de la conquista y la colonización?”.

Santiago (Abascal) y ¡cierra España!
Santiago (Abascal) y ¡cierra España!

En 2007, Ratzinger también llegó a apuntar que "ciertamente el recuerdo de un pasado glorioso no puede ignorar las sombras que acompañaron la obra de evangelización del Continente latinoamericano: no es posible olvidar los sufrimientos y las injusticias que infligieron los colonizadores a las poblaciones indígenas, a menudo pisoteadas en sus derechos humanos fundamentales".

Si un "Papa de nacionalidad argentina" no puede disculparse por la conquista, 'españolísima', de América, ¿por qué si pudieron hacerlo un pontífice polaco, u otro alemán? ¿Y si el verdadero problema reside en que Bergoglio no es 'su' Papa, sino un 'indigenista comunista' (siguiendo el razonamiento de Ayuso) al que negar el pan y la sal? Todo pueda ser que, finalmente, Bergoglio decida venir a Compostela y algunos quieran resucitar a 'Santiago Matamoros'. Que por cierto, en América era 'Mataindios'. Con su caballo blanco y todo. Aunque quizá no sea el Apóstol, sino... Abascal. O eso, o el argumento más sencillo: "Tenemos un Papa tonto". 

domingo, 12 de septiembre de 2021

VOY A IR, ASÍ QUE TE ENVÍO

 



 

 

 

 

 

Hoy volvemos a toparnos con la carta de Santiago y, al menos de inicio, nos quedamos en ella.

Hoy, esta carta toca un terreno típico en teología: El de la y las obras.

A lo largo de los siglos han corrido verdaderos ríos de tinta en torno a ello. Y es que  junto con esta carta, hay escritos de Pablo que hablan de      que la fe, por si misma, nos salva (Gálatas, por ejemplo).

Esto, repito, ha dado pie a muchas confrontaciones teológicas.

Yo, hoy, al ponerme a reflexionar sobre el tema, caía en la cuenta de que para mi, que no soy teólogo ni aprendiz, aunque, sí, tal vez, atrevido, repito que para mi una respuesta suficiente me la ha proporcionado la Teología de la Liberación y lo que he bebido de ella.

Un teólogo de la Liberación, Pablo Richard, en una entrevista, en el 2011,  ante la interpelación de si la Teología de la Liberación estaba en decadencia, estaba superada, se expresaba  así: “Mientras  haya pobres, habrá teología de la Liberación”.

Y una afirmación tan rotunda como ésta, ¿cómo se fundamenta?

Intentaré ser claro en el razonamiento. Se parte de que Dios no quiere el sufrimiento humano, menos el sufrimiento provocado por la injusticia, los abusos y el poder del dinero y las armas, y esto, además, fácilmente  sostenido  valiéndose de la ignorancia, el engaño, el hambre, manipulación, etc.

Y Dios oye el clamor de las víctimas inocentes que sufren la desigualdad, las carencias, a quienes se le ha arrebatado la dignidad y la vida (Éxodo 3, 7). Y se pone en acción, en pie de liberación: Liberación de muchas maneras y en muchos campos: cultural, de género, política, económica, para la promocíon humana, etc.

Cualquiera que se acerque a la zarza que arde ( Ëx 3,3) y ACEPTE al Dios que hace suyos los lamentos y el dolor de las víctimas (esto es la fe) escuchará que le dice: Anda , vete a Egipto, es hora de liberar, obras son amores y no buenas razones. Pero por estas obras no podemos dar el visto bueno a cualquier cosa.

Por ejemplo:

Lo que hemos llamado tradicional, y lamentablemente, obras de caridad (limosnas) que tranquilizan mi conciencia y justifican mi instalación en el confort, el despilfarro, el consumismo, etc. Que genera la pobreza, no sirve.

Tal vez algunos recordemos cuando se consideraban obras visitar y pedir limosnas a los ricos  para dárselas a los pobres, mientras los ricos conservaban sus fábricas de hacer pobres con bendiciones y agua bendita.

Buscar el palanqueo o el enchufe político, institucional, etc, para conseguir favores, tampoco. Si son favores no es de justicia y entonces siempre perjudicará a otros.

Entonces, ¿qué obras?

La respuesta es sencilla. La ejecución no tanto.

Volvemos al capítulo 3 del Éxodo: ¿Quieres saber quién soy, conocerme? ¿Me aceptas? Ve a la vida, yo voy contigo y estaré contigo cuando asumas mis obras como tu tarea.

En definitiva, quien tiene una fe que no rompe el cascarón  de la devoción, quien no esté dispuesto a traspasar el “lo que buenamente pueda”, según el texto de hoy tiene una fe muerta.

El propio dinamismo de la fe en Dios, dinámico, vital, nos llevará irremisiblemente a obras de liberación.

Un abrazo que empuja, no que encadena

José Luis Molina

12 de septiembre del 2021