domingo, 14 de octubre de 2018

SAN ROMERO DE AMÉRICA


 
“Profeta de nuestra tierra,/ profeta de nuestro tiempo, /que la vida entera das/ por la paz y la justicia”.  Con este verso el cantautor ecuatoriano Juan Morales empieza su canción dedicada a Monseñor Romero, que la compuso con ocasión de su beatificación, que tuvo lugar el 23 de mayo de 2015, en San Salvador.
Ahora, en la canonización que se cumplirá el domingo 14 de octubre, muchas voces se sumarán también para cantarle a San Romero de América

martes, 9 de octubre de 2018

SE TURBARON MIS OJOS





Se turbaron mis ojos
cuando cayó tu mirada
sobre mi sombra tímida
porque en la sombra estaba yo
escondido, trémulo de deseo de ti
y sintiendo desangrarme
cuando la sombra de tu piel
en la mía se hizo nido.
Era dulce sentir como la vida
como que se escapaba
sintiéndome repleto de ella.
Por entre las cortinas
se cuela brevemente
un halo de luz del sol intruso.



¡Suficiente!
Me hice rayo,
me hice sol,
tacto me hice,
tacto de sueño
para depositar mi beso entre tus senos
y, abandonado en la arena de tu playa,
sentir como el coral que nacía de tu boca,
serpenteando, recorría mis venas,
me taladraba el tuétano
Y en tus olas me mecía
abandonado al rumor de  caracolas.
José Luis Molina
               9 0ctubre 2018


domingo, 7 de octubre de 2018

HOJAS DE OTOÑO






Tarde de otoño. Ya hay hojas por el suelo. Hay hojas por el aire volando, cayendo. Haciendo un pequeño ruido , característico, como pretendiendo pasar desapercibidas. Reservan sus resonancias mayores para cuando, dentro de un rato, yo regrese y mis piadas las hagan crujir. Mientras son alfombra. Alfombra mullida, monocromática y multicolor. Siempre dispuestas a jugar si el viento las provoca. Hojas de otoño recurrentes cuando te invade la añoranza. Hojas de otoño, ¡saudade! de la vida.
Cuando en la vida tropiezas con sus aristas, cuando éstas te cortan, cuando sientes y ves brotar sangre en tu piel,… Cuando sientes, descubres y sabes que el corte es más profundo… tal vez no acabará contigo, no te matará, pero dejará una cicatriz que no enmudecerá frente al espejo, ante una foto inesperada cuyo escenario no alcanzaste a organizar adecuadamente. Cuando, a pesar de su apariencia saneada sigue produciendo escozor,,, Cuando sientes los años, y los desengaños, cuando aún revolotean sueños fracasados, pero no rendidos, cuando…















Las hojas alfombrando el suelo y dinámicas desde el viento, siempre son recurrentes. En ellas te divides, atomizas tu historia,  hojeas y ojeas los capítulos, escritos algunos, otros inconclusos, impresos pero no editados. Tal vez algunos compartidos en tardes de lectura, de cuitas, de descarga, de encuentro, de abrazo, de comunión.



Algunas hojas parece como si tuvieran un nombre grabado en su cutícula. Y así emergen rostros, amores, insomnios, miedos, luchas, esperas, logros y cristales rotos,… YO.
Mi vida, encina vieja, paradójicamente ubicada entre chopos. Aún quedan hojas doradas en sus ramas. Contemplaré el invierno desde lejos. Se acerca. Y entre los chopos me cubrirán hojas que de cantar no cesan…
Y una cruz de retorcidos troncos de encina no ostentará ningún nombre, pero al amanecer el sol la dorará y el viento esparcirá un adagio eterno.
Regreso a casa
José Luis Molina
    7 octubre 2018


martes, 2 de octubre de 2018

SOLO EL AMOR

La ternura y su brisa

por Blogger
350-food_thickbox_defaultSolo el amor te acompaña cada día, como tu sombra, como tu piel, en cada momento de tu vida; será quizá la eterna causa perdida, pero también la fuerza necesaria para renacer.
Solo el amor recorre el universo con la musicalidad de un eco de fondo, aún así hay que aguzar la caracola y el oído para acoger su mensaje primigenio, hondo, como la espuma y su ola, su latido.
Solo el amor resuena en la roja estrella, la pasión que dio a luz y se dispersó por inéditas rutas interestelares, la huella indeleble que imprimió en nuestras pupilas y amares.
Solo el amor desvela el milagro cotidiano de la ternura y su brisa, solo el amor vislumbra entre escombros unos ojos negros, su clara sonrisa, la brevedad del instante y su asombro.
Solo el amor invita a la gratuidad de la sonrisa y las manos extendidas, solo el amor es capaz de invisibilizar las fronteras impermeables de corazones y frentes divididas, solo el amor perdura en el empeño y su locura.
Solo el amor moldea nuestro corazón para la sorpresa y la maravilla.
Miguel Ángel Mesa en "Cuida con amor tus estrellas" de Editorial Paulinas, 2018

lunes, 1 de octubre de 2018

LA INMIGRACIÓN APELA AL CRISTIANO


o-gritoLA INMIGRACIÓN APELA AL CRISTIANISMO
GABRIEL Mª OTALORA, gabriel.otalora@outlook.com
BILBAO (VIZCAYA).
ECLESALIA, 01/10/18.- “No hay sitio para todos”; así es como algún político de Madrid resumió el malestar creciente provocado por la oleada de pateras que invaden las costas de Europa por su flanco más vulnerable, cuando apenas sumaban diez los años desde la primera arribada a Canarias de inmigrantes clandestinos, embarcados por mafias que no han parado desde entonces.
Pasa el tiempo, y los responsables de la cosa pública solo saben preocuparse por la cantidad de sursaharianos (es que suena fatal subsaharianos) que no cesan de venir, incapaces de controlar la situación ni de enmarcar el problema local de las comunidades que reciben en primera línea a ésta procesión de desheredados de la tierra; ni tampoco acaban de centrar el problema general que afecta a todos (por ejemplo: ¿cuál es el número ideal de inmigrantes que podemos o queremos asumir? O, ¿qué política de inmigración podemos consensuar la mayor parte de Europa?). Las leyes, por sí solas, no son capaces de arreglar un problema demográfico, cultural, económico y social tan proclive a la xenofobia. No hay más que ver el caso que se hace a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en particular al artículo 13: “Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado”.
No es normal que un continente como África, con las materias primas que atesora, pase tanta necesidad crónica sin que los principales países beneficiarios de su riqueza natural tengan nada que decir ni hacer; La UE está entre los grandes beneficiarios de todo aquello que la inmensa mayoría de africanos no pueden acceder. Si miles de ellos han tomado la decisión desesperada de salir de aquél infierno para buscar una oportunidad entre nosotros viendo como nos sobra de todo, resulta carente de toda ética que centremos la preocupación política en que “no hay sitio para todos”.
Quien pronunció esta frase ten repetida, me hace pensar en alguien mucho más peligroso en este tema: el Partido liberal británico, que a partir de las ideas de Thomas Robert Malthus sobre que el crecimiento de la población incrementaría el número de pobres, desarrollaron sus ideas económicas -liberales- en la tristemente llamada Ley de Pobres (1834), a la que sus rivales denunciaron como ley malthusiana diseñada para forzar a los pobres a emigrar, a trabajar por salarios más bajos, a vivir con una cantidad reducida de alimentos. Ahora los tenemos en nuestras puertas.
Todos los días nos llegan noticias del dramático periplo de refugiados y emigrantes que huyen de la guerra o, simplemente, de la precariedad. Intentan llegar a Europa saltando vallas en las que se dejan, casi siempre inútilmente, o en barcazas que apenas alcanzan a flotar. Pero, por mucho que se repiten las imágenes y las historias de náufragos que han perdido a un ser querido ahogado, de familias divididas por fronteras o de niños abandonados por sus padres en la esperanza de que ellos solos puedan alcanzar más fácilmente la meta del nuevo mundo, los cristianos llegamos a reaccionar; algunos desearían que les echaran a todos desde su xenofobia mientras cooperantes solidarios, muchos de los cuales no son cristianos, ayudan en primera línea de playa, nunca mejor dicho..
Es cierto que estamos ante un problema nada superficial ni de fácil solución; pero la realidad empeora para los que intentan llegar encontrándose con un muro multiforme que les impide salir de su infierno. No entienden que su papel en la globalización es muy diferente al que sueñan. Es la desesperación de los que quieren cambiar de vida y solo encuentran insolidaridad y rechazo ¿Cómo justificar la postura europea?
La inmigración por razones económicas tiene forma de bomba de relojería por la enorme contradicción de la Europa de la justicia democrática y los Derechos Humanos, de acuerdo a los principios de la globalización económica y las multinacionales. Tenemos mucho que reflexionar los seguidores de Cristo con el evangelio en la mano, curiales y obispos incluidos, sobre lo que estamos haciendo o dejando de hacer en este drama. Algunos, ni hablan del tema (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

jueves, 27 de septiembre de 2018

COMO LA GOTA






Como la gota.
Como la gota verde del limonero
que se vuelve amarilla cantando al cielo.
Como la gota verde, verde amarilla,
que le ha robado al cielo
relumbre de pupilas, relampagueos
de cantares de auroras
que acunan con susurros
que quedan en el aire
alrededor del lecho
donde el amor descansa.
Como la gota verde de la aceituna
que verdea entre el follaje
y el sol la dora mientras la va poniendo
moradita, morena, negra,
como azabache negro,
como ojos de “Platero”,
entre las ramas.
Así también la gota
que lenta se me escapa
y corretea, regando,
los surcos de mi cara,
se hace requiebro. Y beso
a la vida donde el sol me tostó
y el hielo me curtió
para mutarme en surco
de sementera.
Igual yo me hago gota
y siendo gota muero,
y en gota resucito,
y en gota no me pierdo
y, como gota, colocaré mi beso
en tu frente o en tu pecho

José Luis Molina
        27 de septiembre 2018

sábado, 22 de septiembre de 2018

AUNQUE PAREZCA MENTIRA...

Aunque parezca mentira ... la historia es y es verdad.
Comenzó en aquellos nefastos , últimos años del siglo XX con las medidas económicas de Jamil Mahuad, su feriado bancario, el hundimiento de Filambanco, etc.
La que luego sería Intiruna, tenía, en la mencionada entidad financiera de Filambanco, las aportaciones que  recibíamos desde España para lleva a cabo los programas en los que nos habíamos embarcado, especialmente la Escuela Inti.
De la noche a la mañana nuestra plata se esfumó. Fue necesario recurrir a apoyos de buena voluntad para salir adelante. Fue necesario tratar de que en España las entidades que habían concedido aportaciones a programas pudieran entender lo incomprensible. Lo que había sucedido en Ecuador.
Iniruna es tenaz y no desfalleció. Y empezamos a recorrer caminos de asesoramiento y gestión de abogados que ha dado como resultado que, a la fecha, después de 19 años, nos hayan devuelto, si no todo lo que se nos debía, al menos lo que, legalmente, después de todo ese enmarañado recorrido, se podía conseguir.La deuda, si no saldada, quedó zanjada.
E intiruna sigue su camino en el compromiso de su proyecto.
José Luis Molina