sábado, 25 de febrero de 2017

JUANI NOS HA DEJADO ESCRITO

Para Intiruna, el 25 de febrero ha venido a convertirse en una fecha emblemática. Es una fecha nuestra, es una fiesta nuestra. En lo que ese día significa se hunden las raíces primigenias de lo que luego ha venido siendo nuestra historia.
Juani tenía ilusión de estar con nosotros en esta fecha y asumir la presencia de la gente de allá de España. Pero por razones que no dependían de ella, no pudo ser. Pero nos dejó este escrito, estas palabras suyas. Nosotros se las agradecemos pues en ellas encontramos respaldo y, a través de ellas, recibimos aliento y llamada al entusiasmo.
Gracias, Juani





" Recuerdo, el día 25 de febrero hace hoy 20 años, la despedida y el llanto en el aeropuerto. Unos entendíamos más, otros menos la opción que José Luis y Miguel hacían, pero a nadie nos gustaba que vinieran tan lejos.
Hemos ido viendo como su hacer aquí iba dando sentido a su sacerdocio y felicidad a sus vidas.
Aunque han sido muchas las dificultades y las preocupaciones porque la distancia tiene sus propias reglas ellos han sido puente entre ustedes aquí  y nosotros allí en España.
Cada uno desde su dimensión, hemos podido sentirnos en comunión con INTIRUNA, y os hemos vivido como luz y sal en la Tierra.
Yo he tenido la suerte de estar aquí y quiero expresar mi gratitud por todo lo dicho.
Gracias por vuestra acogida, vuestra cercanía, vuestro compartir, vuestra lucha. Os aseguro que esta experiencia ha calado en mí, me cuestiona y me provoca.
Ahora necesitaré un tiempo, creo que no pequeño, para digerir todo lo que he encontrado y vivido aquí.
Pase lo que pase en el futuro la experiencia que habéis vivido nadie ni nada os la podrá quitar y marcará y guiará siempre vuestras vidas. Le pido a Dios que os de la valentía y el criterio necesario para seguir haciendo camino INTIRUNA."

Juani González Acosta


1 comentario:

Juana González Acosta dijo...

Me he sentido en familia.
Me he encontrado con amigos, con personas acogedoras, sencillas y felices. Me he encontrado con personas que tienen una fuerte experiencia de lucha por su dignidad personal y comunitaria y con una profunda vivencia de la sacramentalidad de la vida.
Gracias muchas gracias.

Juani González Acosta