viernes, 31 de octubre de 2014

OS QUIERO




A los compañeros de camino unidos por el empeño de blanquear nuestras vestiduras (Ap. 7,14)
Os quiero alegres, sí, felices, superando las frustraciones, no permitiéndonos caer  en el escapismo, no sustituyendo la gran tribulación por decorados de  halloveem que, dejan el día siguiente, llenas de basura las calles y la vida.
Sí, os quiero alegres, os quiero felices, viviendo la vida a tope, convencidos de que cada ocasión es única para vivirla en profundidad y, si la desperdiciamos, estamos optando por la superficialidad, por un mundo chiquito, por la mediocridad, y no os quiero mediocres.
Os quiero alegres, felices, incluso en vuestras lágrimas. Os quiero sin avergonzaros de ellas. Os quiero permitiendo que otros se solidaricen con ustedes a través de las suyas.
Os quiero, cuando digo felices hasta en vuestras lágrimas, no masoquistas, sino que vuestro llanto nazca de la vida y por la vida, y no sea un artilugio para despertar lástima o conseguir objetivos preestablecidos.
Os quiero frontales. Os quiero mirar a los ojos y que, de igual manera, me miréis. Que si bajamos la mirada o cerramos los ojos no sea huida  sino deseo de guardar en nuestra profundidad esa experiencia de comunión.
Os quero capaces de levantaros, capaces del re-encuentro, del re-comenzar, de NO re-nunciar al futuro, capaces de re-primir el ego que anula la alteridad.
Os quiero niños de imaginación, jóvenes de ilusiones, adultos de fortaleza y potencia engendradora de vida, maduros de experiencia y tercera edad de plenitud desde la concepción de lo que me falta.
Si, os quiero así, ni más ni menos, porque os quiero santos, porque os quiero compañeros en mi aspiración a la santidad.
Y creo que Dios es algo así y bastante más
Y esto hay que celebrarlo.
Porque, en resumen, os quiero
José Luis Molina
                                                           En la fiesta de Todos los Santos

4 comentarios:

Anónimo dijo...


¿QUÈ MÀS EXPERIENCIA DE SANTIDAD PUEDO PEDIR? SI ESTA LA PALPÈ, LA SABOREÈ CON USTEDES DOS "LOCOS-SANTOS". ¿QUÈ MÀS PUEDO PEDIRLE A LA VIDA? SOLAMENTE, DECIRLE ¡GRACIAS, GRACIAS ETERNAMENTE PORQUE CONOZCO DOS SANTOS DE CARNE Y HUESO, PLENAMENTE HUMANOS, ENAMORADOS DEL EVANGELIO, PORQUE NOS QUIERES COMPAÑEROS EN TU ASPIRACIÒN DE SANTIDAD, PORQUE ESTO QUIERES CELEBRARLO CON NOSOTROS Y PORQUE, EN DEFINITIVA, NOS QUIERES.
ANITA

MARIA dijo...

Gracias Padre Miguel y José Luis, porque ustedes nos han hecho descubrir lo que es el día de todos los santos con su evangelio y lo que han puesto en practica día a día con la comunidad .
Muchos saludos y abrazos cuídense mucho.

Anónimo dijo...

Nosotros hemos celebrado la santidad en San Miguel de Estella poniendo el acento en la importancia de la santidad cotidiana, desde los "Santos inocentes" de Miguel Delibes -que aún hay demasiados de este tipo en muchos sitios- hasta los cotidianos y conscientes que llegan a dar la vida por los demás o la pierden porque se les arrebata. Hemos intentado descubrir que la llamada a la santidad es para todos los que quieran aceptarla, intentando vivirla asumiendo los esquemas del Evangelio. José Luis nos quiere alegres en el sentido profundo de la alegría. Gracias por ayudarnos a descubrir el sentido de la santidad, superando las causas que provocan las causas de la tristeza. Y a ustedes, ¿cómo les fue en la celebración? Un abrazo a todos en este día. Miguel Á. Olmedo

Neo-Punk Kryz dijo...

Al igual yo he palpado la felicidad y sinceridad en carne y hueso ,conociéndolos a ustedes dos Jose Luis y Miguel Ángel.
Felicidad y sinceridad pura que hoy en día es muy difícil encontrar.
les agradezco por que gracias a ello he formado mis ideales como persona de bien, les agradezco de corazón y agradezco a la vida por ponérmelos en mi camino.
Saludos y agradecimiento
Cristian Duchi