jueves, 9 de julio de 2009

FUSTRACIÓN

Mis labios te buscaron

y tu boca fría,

hermética y desnuda,

no acogió mi lengua

que, queriendo jugar,

se heló en el aire

de la noche fría sin estrellas.


Y cuando te recuerdo

vuelve a mi aquél "heló"

que paraliza mis nervios y tendones.


No siento que se fustró aquel beso,

me duele

que se fustró el hombre

que tras el beso había

y que tú pudiste haber logrado

y en tí, desdibujado,

se le fue el piso

y se le cayó el cielo.


José Luis Molina





LLAMADA


¡Despierta!

¡Ya no más dormir!

La vida está pasando,

ella te está esperando

y, enamorada,

quiere abrazarte,

quiere llevarte

allá donde se engendra el alma,

donde no existe el sueño

pero se sueña a golpes,

a latidos de corazón ardiente.


Pero..., si no eres

ni frío ni caliente,

no sirves pa'subir

al tálamo nupcial

del fuego y la pasión,

del torbellino de donde nace Dios.

José Luis Molina

2 comentarios:

belijerez dijo...

Muchas frustraciones vivimos, pero tu has sabido hacerlo poesía.

Saludos.

adrianita chala dijo...

me parece que la llamada es la respuesta a la frustaciòn, ya que de frustaciones vamos cargados frente a la impavidea, a la indiferencia de la gente ante los problemas que afectan a la gente com nosotros, es el caso de la situaciòn de Perù o de Colombia.
Si no se da una respuesta inmediata aquel "helò" nos duerme como tèmpanos que no se inmutan al ver tanta sangre y tantas muertes.