lunes, 19 de diciembre de 2011

ESCUELA DE PADRES







El pasado domingo, día 18, por se rel tercero del mes, como es habitual, se tuvo la sesión de Escuela de Padres correspondiente a diciembre.


También es habitual, por ser final de trimestre y vísperas de Navidad darle un carácter extraordinario, en cuanto al contenido. Así se han tenido sesiones de treatro de carácter social, educativo, etc.


Este año nos acompañó y compartió con nosotros una persona excepcional: Pedro Restrepo.

Pedro Restrepo es de sobra conocido en Ecuador. Su caso es de los que quedan sin palabras. Y sobre este caso aparece un post en este mismo blog titulado "Con mi corazón en Yambo" a propósito de un extraordinario documental que su hija, María Fernanda Restrepo, directora de cine, ha producido.


Pues bien, Pedro Restrepo nos acompañó a partir de la Invitación de Intiruna, porque el caso de sus hijos, en estos días, recobra actualidad ya que el actual gobierno de Rafael Correa ha tomado una postura abierta y decidida en favor del esclarecimiento.



Y este caso consiste en que el 8 de enero de 1988, dos hijos de Pedro Restrepo,Santiago y Andrés , de 17 y 14 años, fueron detenidos por la policia, secuestrados, asesinados y desaparecidos sin una motivación que lo explique. Desde entonces, primero el matrimonio Restrepo, Pedro y Luz Elena Arizmendy, (ella ya fallecida) y después él, tomaron la decisión, mantenida durante casi 24 años, de permanecer en la lucha por el esclarecimiento de los hechos y la recuperación de los restos de sus hijos. Para ello, entre otras muchas aciones, todos los miércoles, se plantaba con fotos y pancartas, en la Plaza Grande de Quito (frente al Palacio Presidencial) reclamando justicia hasta tal punto que este gesto, y este lugar se convirtieron en un icono de reclamación del respeto y salvaguarda de los Derechos Humanos. Hasta la fecha se ha logrado que oficialmente se reconociera que fue un crimen de Estado, pero sigue sin proclamarse oficialmente los responsables directos de estos asesinatos y sin encontrar sus restos.



Este compartir de Pedro Restrepo con los padres de nuestra Escuela se desenvolvió en un ambiente de sencillez, franqueza, frontalidad y sin caer , en ningún momento en el peligro de suscitar la compasión o la lástima. Habló con una dignidad admirable que esperamos a todos nos sirva de referente. Y en todo momento tuvo muy presente se encontraba en un espacio educativo, la Escuela para Padres, para, desde su experiencia ofrecer, a los padres, elementos valiosos para su responsabilidad como educadores. Así afirmó, por ejemplo, que en todo este tiempo de lucha, algo por lo que en ningún momento se había sentido atormentado era por el remordimiento de haber desperdiciado o no haber dedicado el tiempo suficiente a sus hijos. Rotundamente afirmaba que si algo lo tenía tranquillo era saber que sus hijos habían sido prioridad esencial e instaba a los padres a que no escatimaran el tiempo, la dedicación, etc que debía dar a sus hijos y a la que éstos tenían derecho.


Otra cosa que supimos descubrir en él es el dato de que el inmenso dolor y sufrimiento por su tragedia sensibilizara su corazón y lo universalizara solidariamente hacia el sufrimiento y las tragedias de otros




Hubo momentos de hondo silencio, de respeto, de valoración y de aplausos por parte de los padres.


Nosotros, desde estas líneas, agradecemos una vez más a Pedro Restrepo su gentileza de estar con nosotros









1 comentario:

adry dijo...

Sin duda el encuentro con Pedro restrepo, fue muy emotivo, y causó mucha admiración y respeto de todos, sentimientos de valoración a la familia, y a los hijos, espero que como padres podamos encontrar, y brindar un amor a nuestros hijos, que haga en el futuro hombres y mujeres llenos de humanidad.
saludos